viernes, 8 de febrero de 2008

Sueño



Llega la fuerza acompañada de la ira al visitar la esquina. Oxígeno, brisa, llegados tras una huída.

La muerte acecha a la vida embelesádola con la libertad, la vida resiste las tentaciones con sus ataduras, colapso en pensamientos cargados de inutilidad ante la imagen de una duna...

Ahora, llegan... Y vienen con el grito a sus espaldas acechándolos, cubriéndolos con gritos de locura abrazando a la ternura.

¿Será... que sólo se vive soñando?


[Muerte por vida]
(Canción de Bebe, Tiempo pequeño)

6 comentarios:

PARANOICO ILUSIONISTA dijo...

...puede quedarse un paranoico sin palabras?...no lo sé pero lo has hecho...me has inundado, me ha sobrepasado una ola gigante de emoción y me quedo centrifugado en los remolinos de su corriente...como me gusta seguir aprendiendo...
loko me quedo, besos de loko

Markesa Merteuil dijo...

El mito de la caverna: la libertad está ahí, pero son los miedos los que nos atan. De ahí que el miedo a lo desconocido nos impida disfrutar del camino que nos lleva a él. Un camino que nos conduce inexorablemente a un destino cierto, pero para el que buscamos miles de desenlaces.

La religión: la gran cárcel, que crea normas de lo absurdo para alcanzar una meta cuya existencia no está probada. Sólo tenemos una certeza, el fin vital de la materia, que se transforma dando origen a nuevas vidas...

Irina. dijo...

Niña,quí vuelvo yo,otra vez, con mis lecturitas..

Si aún no lo has hecho, puede que te guste leer "El misterio del solitario" de Jostein Gaarder.Te descubrirá que la vida no sólo no es aburrida, sino que además pudiera ser el sueño de un enano imaginado por un viejo marinero que sobrevivió en una isla desierta gracias a la fantasía.

Bonito post, pero aunque sólo se viva soñando, disfrutemos de la vida!!

Un beso.

Ranzou dijo...

Por una vez, señorita, haré una concesión en mi habitual estatus de caballero medieval discutelotodo para darte la razón en el apostillamientop de este escrito que, por cierto, me ha gustado mucho ^^.

Solo podemos vivir soñando porque, como decía Heinrich Heine, la vida no es sino el sueño de un dios ebrio.

Muerte por vida dijo...

Paranoico, alguien me dijo una vez que nunca nos alejaramos de los sentimientos... ¿Qué mejor remedio para eso que una ola cargada de corriente?
Cuidado, que el saber a veces hace daño... Me quedo con tus besos.

Markesa... a veces puedes conmigo... Me encantan esas teorías, coincido bastante en ellas. Muchas gracias por seguir visitándome.

Irina, me anoto ésa nueva lectura, y a soñar ^^

Y, caballero Ranzou, me alegro de que le haya gustado la entrada, aunque aún nos queda mucho por hablar respecto a ese tema...


Gracias a los que dejais chispas de vida a mi muerte ^^

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.